El momento del Software Libre

El camino que tomen las tecnologías de la información y la comunicación será determinante en la salida a la crisis que sufrimos, la cual no es sólo económica, sino de modelo. En ese escenario, el Software Libre es una buena respuesta, no por ser más barato, sino por ser mejor. Existen argumentos técnicos, económicos y estratégicos a favor del Software Libre, pero el argumento fundamental para defender y reivindicar, hoy más que nunca, esta manera de hacer tecnología, responde a una cuestión de principios.

Hemos asistido perplejos a una operación de rescate de un puñado de ricos avarientos y amorales, que han mentido, ocultado, engañado y estafado, como nunca antes en la historia. Ese rescate se ha producido, gastando 10 veces más de lo que costaría erradicar la pobreza del mundo. Sin duda, es el momento de reclamar valores, principios y comportamientos dignos.

El Software Libre, como herramienta de desarrollo tecnológico, pero sobre todo, como instrumento económico de creación de riqueza, atesora, desarrolla y promueve principios que deberían ser los que presidieran el nuevo escenario económico y tecnológico; que antes que más productivo y más competitivo, debería ser más digno.

Si el reto, hasta ahora, era liberar los ordenadores de las ataduras impuestas por unos desarrolladores dedicados más a la especulación que a la innovación, el reto de los próximos años es liberar la red de esas mismas dependencias. Conseguir que las redes sociales se desarrollen en espacios de libertad y seguridad, es un reto en el que nos jugamos, no sólo la economía, sino la sociedad del futuro.

En estos momentos están emergiendo soluciones en red y redes, que sin duda marcarán el devenir de los próximos años. Exigir que esa tecnología y ese conjunto de relaciones se desarrolle en un espacio de verdadera colaboración, en libertad y sin limitaciones impuestas, será la garantía de que pueda existir una sociedad mejor.

Las Administraciones Públicas tienen un papel importante, pero las empresas y las organizaciones sociales no pueden eludir su responsabilidad, porque como han demostrado los últimos acontecimientos, además de leyes hace falta deontología; de nada sirve la legalidad de un sistema financiero, si se mantiene la hipocresía de los “paraísos fiscales”, por ejemplo.

Ahora, cuando el hedor que desprenden los reservados de la elite económica mundial supera al de cualquier cloaca, es un buen momento, para decir, sin arrogancia, pero sin complejos, que es mejor compartir que ocultar, permitir que prohibir y ayudar que impedir. O lo que es lo mismo, si hay una buena ocasión para el Software Libre, este es su momento, no por ser más barato, sino por ser más digno.

Carlos Castro Castro es profesor titular en la Universidad de Granada y ex director general de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información

Carlos Castro Castro es profesor titular en la Universidad de Granada y ex director general de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información

Anuncios

Una respuesta

  1. por enviar el premio del cual fui ganador
    mi telefono celular es 3124662398

    walter jimenez torres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: